Muchos perjudicados a pesar del levantamiento del paro de pilotos

Los pilotos de Aerolíneas Argentinas y Austral, finalmente levantaron el paro programado para el último fin de semana. Claro está que arruinaron los planes de miles de pasajeros, los que, ante la incertidumbre, cancelaron el viaje o utilizaron otros medios de transporte, automóviles o buses, según el caso.  Muchos postergaron turnos médicos, o reuniones empresariales o científicas, otros cancelaron hoteles y servicios turísticos que ya tenían contratados, o perdieron conexiones con vuelos de otras líneas aéreas.  Los pilotos no perdieron nada, solo exhibieron su ya clásico salvajismo.

El Presidente Macri declaró luego que Trabajo dictara la conciliación obligatoria.  «No corresponde poner de rehén a la gente. No corresponde -enfatizó- no entender el momento difícil que estamos viviendo en la Argentina. Todos tenemos que poner el hombro en una empresa (Aerolíneas Argentinas) que todavía tiene mucho por hacer para lograr ser sustentable».

Lo que dice Macri es lo que venimos sosteniendo desde hace tiempo. Decíamos en nuestra nota Editorial del 18 de noviembre del año pasado: El conjunto de los gremios aeronáuticos hace sufrir a los argentinos por intempestivos paros salvajes.  Los sindicatos no solo bregan por mejores ingresos y condiciones laborales, sino que además pretenden fijar la política aerocomercial del País.   Plantean exigencias que exceden largamente cualquiera de sus derechos sindicales.

Y vale recordar que en general, las compañías aéreas han superado los tiempos difíciles y hoy han dejado de ser deficitarias para ganar mucho dinero.   Pero no es el caso de Aerolíneas, que recibe fuertes subsidios del Tesoro para financiar sus pérdidas. Algo injusto, porque de esta manera pagan los que nunca utilizan sus servicios.

Las autoridades que conducen Aerolíneas Argentinas, están haciendo enormes esfuerzos para lograr la sustentabilidad de la empresa y es significativo el aumento del número de pasajeros transportados. También la han posicionado muy bien, hasta el punto que fue elegida por la opinión y calificación de todos los viajeros del mundo en la comunidad online TripAdvisor, como la mejor compañía grande de Sudamérica.  No es poca cosa y sin duda los que hemos volado por la empresa, vemos como el personal es muy profesional, cordial y eficiente, lo que contrasta vivamente con la bestial actitud de los dirigentes gremiales que intentan hundir a la empresa.

El servicio a bordo es muy bueno, gracias a la buena actitud del personal de cabina, sin embargo los pilotos, aprovechando su posición, leyeron consignas gremiales y políticas a los pasajeros en los vuelos, en una clara vulneración de la seguridad de las aeronaves y del derecho de los viajeros a no ser receptores obligados de demandas gremiales que deben ser expuestas en otros ámbitos.

Resulta evidente la intencionalidad política, en todos los paros, las Asambleas en horas de trabajo, en las huelgas y en todas las medidas de fuerza declaradas por los dirigentes gremiales.   Pero ¿qué se puede esperar de ellos, si el Secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), ¿Pablo Biró, ha admitido públicamente su intención de “voltear al gobierno” de Cambiemos?