Continuamos con las elecciones

 

Continuamos analizando las elecciones que consagraron en primera vuelta a Alberto Fernández como Presidente y a Cristina de Kirchner como Vice.

Resulta muy interesante destacar el notable repunte de Macri desde las PASO, casi 8 puntos porcentuales, mientras que Fernandez sacó algunos votos menos. Los guarismos finales, 47,1 con 12.473.000 votos contra el 40,4 de Macri que obtuvo 10.470.000 votos muestran un equilibrio que redundará en beneficio de la democracia.  Ese equilibrio será fundamental en el Congreso que no podrá ser una simple escribanía, que sancionaba a libro cerrado todas las propuestas que el Ejecutivo le enviaba.  Ahora tendrán que discutirlas y negociarlas, en el buen sentido de la palabra.

Como viene sucediendo últimamente, los encuestadores se equivocaron una vez más, algunos llegaron a vaticinar 25 puntos de ventaja de Alberto sobre el actual Presidente.

Con la excepción de la provincia de Buenos Aires y Tucumán, en todos los grandes distritos, como la ciudad de Buenos Aires, Santa Fé, Córdoba, Mendoza y Entre Rios, triunfó Macri. Pero el resultado del conurbano bonaerense especialmente en la primera y tercera sección, donde Juntos por el Cambio sufrió una aplastante derrota, definió la elección nacional. De los dos millones de votos que separan a Fernández de Macri, casi un millón seiscientos mil se registraron en estas dos secciones electorales.  No caben dudas de que la crisis económica golpeó muy fuerte al conurbano.

Ingresamos ahora, en la etapa de la transición; recién el 10 de Diciembre asumirán las nuevas autoridades, mientras, el país, especialmente en lo económico tendrá que recorrer un camino muy complejo.

Una clara señal a favor de la democracia la dieron ayer ambos adversarios. Macri invitó a reunirse con él a Alberto Fernández en la Casa Rosada. Hablaron por espacio de una hora; el encuentro fue calificado de histórico por muchos, es inédito que inmediatamente después de una elección se reúnan ambos contendientes. Pero en este caso, no importa la historia, lo que importa es que ambos den señales de entendimiento. Calmar al dólar y buscar juntos caminos para una economía difícil, es muy importante, y ambos los saben.   También mostrarse en sintonía es bueno para los mercados internos y externos y para los acreedores y, lógicamente, para la política.

En cuanto a los contactos que tuvo Fernández con los mandatarios del mundo, es un tema al que debemos prestarle mucha atención, por las implicancias que conllevan. No caben dudas de que al Presidente del Brasil Jair Bolsonaro, no le cayeron bien las muestras de apoyo a Lula que exhibió Alberto y el palco, en los festejos del triunfo. No correspondía hacerlo y la respuesta del brasileño no se hizo esperar declaró: «No pretendo felicitarlo por su triunfo. Los argentinos eligieron mal» Bolsonaro habla por el solamente, su gente y todo el staff dirigencial de Brasil, condena sus dichos. Argentina y Brasil son dos socios inseparables.