Maradona en el clásico: el tenso cruce con la Gata Fernández y qué significa «corte y sonrisa»

Diego Maradona vivió su partido más especial desde que es entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, nada menos que en el clásico frente a Estudiantes. El Lobo, que necesita sumar para mantenerse en la máxima división, tuvo un recibimiento emotivo en el estadio Zerillo. Pero el desenlace fue triste para el Diez, porque su equipo perdió 1 a 0 y porque el DT se cruzó duramente con la Gata Fernández, tanto en el entretiempo como al final del partido.

Apenas pisó el terreno de juego en la previa de uno de los partidos más atractivos de la Argentina, Maradona comenzó a cantar y arengar con los simpatizantes de Gimnasia. «Esto es lo que necesita el equipo, que la gente esté con ellos. En la semana se matan entrenando y no tenemos un solo desgarrado. Esto es a fuerza de pulmón», remarcó.

«El clásico lo viví como si fuera otro partido, hasta que llegó. Ahora estoy sintiendo lo que es la gente de Gimnasia», confesó Diego.

Finalmente, la hinchada del Lobo cantó «el que no salta es un inglés», un grito de guerra en referencia a Juan Sebastián Verón, ídolo y presidente de Estudiantes. Enemistado con la «Bruja» desde hace un tiempo, Maradona comenzó a saltar durante varios segundos.

El desarrollo del primer tiempo fue una mezcla de tensión y escasas oportunidades de gol. Cerca del cierre de los primeros 45 minutos, Gastón Fernández se cruzó con varios futbolistas locales, entre ellos Lucas Licht. Y cuando Néstor Pitana finalizó la primera parte, Maradona fue directamente a buscar al ex delantero de Racing y River, entre otros. El reclamo del DT de Gimnasia apuntó a supuestas simulaciones de Fernández en el juego. «Andá a saltar, canguro», le dijo Diego. El atacante le respondió: «¿Te gustan las cámaras, no?». Camino a los vestuarios siguió el entredicho verbal: «Canguro hijo de p…», le dijo Maradona.

En el segundo tiempo llegó el gol de Mateo Retegui, la figura de la cancha, que le dio la victoria a Estudiantes en el clásico platense. De esta manera, el Lobo acumula ya una racha de 14 partidos sin vencer a su rival de toda la vida en el torneo local (la última fue en 2010). Y el Pincha amplió a 14 encuentros su ventaja en el profesionalismo.

Una vez concluido el partido, Maradona se abrazó con el arquero Mariano Andújar -a quien dirigió cuando era entrenador del seleccionado nacional- y volvió a cruzarse con Gastón Fernández. «Es un partido especial para todos nosotros. Lo que pasó es algo del juego, yo no estoy a la altura para discutir con Diego», afirmó el atacante, que trató de bajar las revoluciones. Rápidamente abrazó a Maradona y le susurró al oído: «Las cosas entre los jugadores quedan adentro de la cancha». Sin embargo, el DT la siguió: «Vos me conocés. No me boludees, eh», le dijo. El delantero le respondió: «Vos me provocaste y me invitaste a pelear».