Cornejo afirmó que «mantener unidos Cambiemos» y «horizontalizar el escenario»

A su vez, evaluó como positivo el desempeño de la UCR en las elecciones -que retuvo sus tres gobernaciones y creció en cantidad de diputados y senadores- y afirmó que el partido «debe continuar en la coalición de Cambiemos» aunque «con otras reglas de juego».

«Fue una derrota, pero una derrota digna. El 40 por ciento es una derrota digna, que genera equilibrio para la Argentina y creo que es importante mantener en la oposición la unidad de los tres partidos de la coalición», afirmó Cornejo en una entrevista a Clarín publicada hoy.

«No hay otro lugar para el radicalismo donde estar que no sea en esta coalición. Por los valores que representa esta coalición y por la necesidad que tiene la Argentina de equilibrio», aseveró.

Consultado por su lectura sobre el 40% de los votos que obtuvo el presidente Mauricio Macri a nivel nacional afirmó que «son de un colectivo social que se representa con valores muy claros, muy concretos y que lo representa nuestra coalición en su conjunto, ningún dirigente en particular».

«De hecho -apuntó- no creo que pueda haber un liderazgo único en la oposición. Va a haber liderazgos compartidos de una mesa más horizontal, donde figuras como Horacio Rodríguez Larreta, la propia María Eugenia Vidal a pesar de la derrota, son necesarias en esta construcción y el radicalismo alrededor de sus autoridades institucionales».

En esa línea, Cornejo afirmó que «mantener unidos Cambiemos» y «horizontalizar el escenario» serán «dos requisitos fundamentales para que en la Argentina haya alternancia dentro de cuatro años».

«No puede ser una conducción unificada en una persona, porque una sola figura no representa la coalición en su conjunto. Pero en un partido casi empresarial y vertical como el PRO, deberán corregir eso», sentenció.

Respecto al rol opositor en el futuro gobierno de Alberto Fernández, afirmó que deberá haber acuerdos en torno a «políticas de Estado fundamentales, como es nuestra política exterior y nuestras principales leyes económicas».

«No creo que haya que otorgarle al gobierno de Alberto Fernández ningún súper poder, ni poderes extraordinarios, como tuvieron Néstor y Cristina (Kirchner)», aseveró.