Tucumán primera en déficit de infraestructura

Según un informe dado a conocer en el transcurso de la semana pasada por el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, UCA, nuestra provincia encabeza el ranking nacional en déficit de infraestructura. Si bien a muchos asombrará este resultado, a nosotros no nos toma por sorpresa. Desde esta columna radial venimos denunciando el problema desde hace varios años en reiteradas oportunidades.  Objetamos el despilfarro y la mala asignación de los dineros públicos, en lugar de invertirlos en obras de infraestructura.

La infraestructura tiene importancia cardinal en el desarrollo de un país, una región o una provincia. Posibilita suministrar los servicios esenciales que la población necesita para mantener un básico nivel de vida, como cloacas, agua potable, electricidad, caminos, puentes, puertos y telecomunicaciones. Ello redunda en mejoras significativas en los sistemas de salud y educación, en mayores oportunidades económicas y comerciales y otros aspectos que optimizan la calidad de vida de la ciudadanía.

El informe sobre todo el país es muy preocupante, según la UCA, uno de cada dos niños tiene carencia de algún servicio público. Pero lo más alarmante se refiere a Tucumán, el déficit en infraestructura barrial, la falta de al menos de un servicio público (desagüe, vereda, pavimento, recolección de basura o alumbrado) es en el Gran San Miguel de Tucumán, del 78 %, en el Conurbano bonaerense del 57,2%, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires baja a 12,5%.  También es el área del gran Tucumán donde se registra mayor contaminación con un 75,9%, señaló la coordinadora del estudio Ianina Tuñón.

El relevamiento, denominado «Derecho a un hábitat digno en la infancia», suma datos tomados en el tercer trimestre de 2017 y de 2018 en los aglomerados urbanos con más de 80 mil habitantes del país y analiza el medio ambiente, la infraestructura barrial, la percepción de inseguridad, los servicios básicos y los recursos de las viviendas.

En relación a los servicios cloacales, la coordinadora del estudio, Tuñón, sostuvo que «si bien hay una mejora en el tema red de cloacas que en los últimos años se aceleró un poco, todavía tenemos cuatro de cada diez niños con déficit de esta variable, lo que, en el Conurbano bonaerense y el Gran Tucumán representa más del 50%».

Los 12 años de Gobierno de José Alperovich significaron un enorme atraso en materia de infraestructura y es un tema al que la administración actual de Juan Manzur, tampoco le presta fundamental importancia.  Y así como Tucumán, encabeza el ranking de las jurisdicciones con mayor déficit en infraestructura, también encabeza ominosos rankings, como la provincia de mayor presión tributaria y la de la Legislatura más cara del país. Sin infraestructura que permita vivir con dignidad, es lógico que la pobreza en Tucumán, supere largamente, la media nacional.