Brasil: Lula: «Dudo que Bolsonaro duerma con la conciencia tranquila»

“Aquí estoy: libre como un pájaro. Duermo con la tranquila conciencia de un hombre justo y honesto. Dudo que Bolsonaro duerma con la conciencia tranquila. Dudo que su ministro destructor de sueños del pueblo brasileño duerma bien”, sostuvo el exmandatario brasileño Inácio Lula da Silva, ante miles de seguidores que lo esperaron en el Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo do Campo, el sitio donde comenzó su carrera político de la mano de la militancia gremial

“Cuando me fui de aquí tenía una misión. Estuve solo y durante 580 días me preparé. Me preparé para no odiar a mis torturadores. Dormí con la conciencia tranquila”, expresó Lula, quien este viernes dejó el penal de Curitiba en el que estuvo detenido desde abril de 2018 por corrupción y lavado de dinero en el marco de la causa por el Lava Jato. Su liberación fue posibilitada por una decisión de la corte suprema que modificó las normas sobre el momento en que las penas de prisión deben comenzar a ser ejecutadas.

Informate más: Bolsonaro, duro contra Lula: lo tildó de «canalla» y aseguró que «es culpable»

El Sindicato de los Metalúgicos -donde Lula se entregó a la policía el 7 de abril de 2018 ante una multitud de seguidores entristecidos- es el lugar que eligió para reencontrarse con sus compañeros de lucha política, que llegaron para celebrar a su «Lula libre». Como aquella vez, el exmandatario, de 74 años, fue llevado en andas por sus seguidores.

Ese sindicato fue además el lugar donde se gestó como líder gremial organizando huelgas masivas contra la dictadura militar (1964-1985).

«Bolsonaro fue elegido democráticamente, aceptamos los resultados de la elección» de 2018, dijo Lula. Pero «fue elegido para gobernar para el pueblo brasileño y no para los milicianos de Rio de Janeiro», declaró el exgobernante antes de exigir el esclarecimiento del asesinato de la concejal de Río Marielle Franco, ocurrido en 2018.

Lula criticó la lentitud de la investigación sobre el asesinato de la concejal negra que denunciaba la violencia policial en las favelas de Río, y recordó que Bolsonaro admitió recientemente que tuvo acceso, antes que la policía, a la grabación de un portero del complejo donde vivían tanto Bolsonaro como un miliciano acusado de ser uno de los autores materiales del crimen.

«Necesitamos una pericia seria para saber definitivamente quién mató a nuestra guerrera llamada Marielle», declaró.