Miles de hinchas de Estudiantes y glorias «pinchas» participaron de la reapertura del estadio «Jorge Luis Hirschi» en 1 y 57

El gran ausente con aviso fue Carlos Salvador Bilardo, cuya falta tuvo que ver con recomendaciones de los médicos que lo atienden.

No obstante, la gente no se olvidó de él ya que en varias ocasiones se gritó el clásico «es el equipo del Narigón».

Calderón definió a este como «un momento muy especial» y consideró que el «estadio es imponente y hermoso».

Visiblemente emocionado, cerca de las 21.30 tomó la palabra el propio Verón: «Siento felicidad, amor porque se concreta un sueño. Esto no es un punto de llegada, sino un punto de partida para un montón de sueños más».

También dieron el presente ídolos que lograron la Copa Intercontinental ganada al Manchester United en 1968, miembros del histórico bicampeonato de 1982/83 y algunos referentes de la Copa de 2009, entre ellos Leandro Desábato, Rodrigo Braña y Rolando Schiavi.

Cerca de las 20, se proyectó una película en horor y la memoria del expresidente Mariano Mangano para que luego actúen la «Bomba de Tiempo» y Diego Torres.

También reaparecieron Los Simuladores, que realizaron un repaso de la historia deportiva e institucional del club, ya que Federico D´Elía, uno de los actores de la brillante serie, es reconocido simpatizante.

Todo terminó después de un rato de fútbol con una vuelta olímpica muy festejada por los mas de 30 mil personas y un show impactante de fuegos artificiales.

La fiesta se repetirá mañana desde las 18, mientras que el primer partido oficial se jugará el sábado 30 a las 17.35 ante Atlético Tucumán, por la 15ta fecha de la Superliga.

Luego de una peregrinación por distintos estadios, que finalizó con la victoria del viernes en el Ciudad de La Plata sobre Talleres de Córdoba, Estudiantes finalmente volvió a su vieja casa de 1 y 57, la esquina desde donde construyó su identidad.