Norwegian deja de operar en el país  


Norwegian, la aerolínea de bajo costo que un año atrás comenzó a operar en nuestro país, vendió sus rutas a su competidora JetSmart, una multinacional de origen estadounidense con oficinas en Santiago de Chile.  Sin embargo, no cancelará todas sus operaciones, la ruta Buenos Aires – Londres seguirá siendo operada por Norwegian.

Según el diario El País, de España, la aerolínea recibió el golpe de cobrar pasajes en pesos argentinos depreciados (la moneda nacional perdió 61% de su valor desde enero) y cubrir costos en dólares. Pero no ha sido solo eso. La partida se enmarca, además, en el contexto de crisis financiera que la empresa sufre a nivel global, con pérdidas por 161 millones de dólares en el primer semestre de 2019.

Lo que la administración de Mauricio Macri, llamó la revolución de los aviones, sufre así una sensible baja. Con mucho entusiasmo, el gobierno conducido en esta área por el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, adjudicó numerosas rutas aéreas, mejoró la infraestructura de aeropuertos y habilitó el uso de terminales aéreas más económicas, ubicadas en la periferia de la ciudad de Buenos Aires. La primera compañía en llegar fue Flybondy, de capitales franceses, y luego se sumaron Norwegian, un año atrás y JetSmart, hace ocho meses.

Norwegian logró, en enero de 2018, le adjudicaran 72 rutas de cabotaje y 80 internacionales, con destinos a toda América, Europa y Oceanía. Por entonces, la empresa prometió una inversión de 4.300 millones de dólares y la generación de empleos para entre 3.000 y 4.000 argentinos. Al finalizar el 2018 esperaba contar, entre 6 y 10 aviones en operaciones. Pero los problemas económicos de nuestro país y las fuertes devaluaciones del peso, impidieron este desarrollo.  Los aviones nunca sumaron más de cuatro y los empleados al día de hoy, suman solo 200 personas. JetSmart absorberá la totalidad de los empleados y los aviones Boeing 737-800 con los que opera Norwegian.

JetSmart opera con banderas de Chile y Argentina, y fue creada por el fondo de inversión estadounidense Indigo Partners, quien también controla a la aerolínea estadounidense Frontier Airlines, a la mexicana Volaris y a la húngara Wizz Air.

Desde JetSmart consideraron la compra, como un paso más hacia su consolidación en América Latina. Anunciaron también, que los pasajeros que tenían pasajes ya adquiridos podrán volar sin problema según las rutas establecidas. La mayor demora estará en la estandarización de la flota, porque la compradora opera con Airbus y el traspaso definitivo llevará “varios meses”. El gerente de la empresa en Argentina, Gonzalo Pérez Corral, agregó que “el mercado argentino tiene un gran potencial”. No hizo referencia a la incertidumbre económica y la llegada al gobierno, de Alberto Fernández.

Es de esperar que el nuevo gobierno, mantenga los compromisos sobre rutas y concesiones del gobierno de Mauricio Macri. La transformación aerocomercial del país, es uno de los logros indiscutidos, bien vale cuidar y mantener lo positivo y no generar un retroceso