Canciller de México convocó al embajador acusado de robo en Buenos Aires: “Cero tolerancia a la deshonestidad”

El canciller mexicano Marcelo Ebrad anunció  que ordenó el regreso de México del embajador sorprendido hurtando un libro en una emblemática librería de Buenos Aires. El ministro afirmó además que “de comprobarse” que la filmación en la que se ve el robo es autentica, el embajador “será separado del cargo inmediatamente”.

“He solicitado al Comité de Ética analice el caso de Embajador en Argentina acusado de robar libros en famosa librería”, escribió Ebrad en Twitter. “Por lo pronto he ordenado regrese a casa. De comprobarse que el video es veraz será separado del cargo inmediatamente. Cero tolerancia a la deshonestidad”.

Óscar Ricardo Valero Recio Becerra, un hombre del círculo de confianza del presidente mexicano López Obrador, fue filmado por las cámaras de seguridad en la célebre librería El Ateneo de Buenos Aires el pasado 26 de octubre. El video muestra el momento en el que el embajador mexicano toma un libro y lo esconde en un periódico. En la grabación también se ve un momento posterior en el que el hombre muestra a los guardias de la librería recibos de pagos de otros artículos que sí pasó por las cajas del establecimiento.

Pero ninguno de esos recibos correspondía al libro que aparentemente intentó sustraer: la biografía de Giacomo Casanova, de Guy Chaussinand-Nogaret, valuado en menos de 10 dólares.

La librería alertó a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. De inmediato, un inspector se dirigió al lugar, dialogó con el personal de seguridad y se encontró con el acusado, un hombre de 76 años sentado en una silla, aparentemente muy tranquilo, según los testigos. El acusado dio sus datos: Oscar Ricardo Valero Recio Becerra, un domicilio en el barrio de Belgrano, un teléfono celular, su nacionalidad mexicana. Y después su ocupación: embajador de México en la Argentina, para estupor del inspector de turno. “Sorprendido [el oficial] le vuelve a consultar sobre su función y corrobora la misma mediante documentación aportada”, según se lee en el sumario judicial.

En razón de su estatus diplomático, los agentes intervinientes en el caso dejaron ir a Valero Recio Becerra, pero no sin antes confirmar su identidad, confiscar como prueba el libro sustraído y citar a los testigos del hecho para que prestaran declaración.