La Municipalidad inició el plan de obras para jerarquizar y embellecer la plaza Independencia

 Comenzó a transformarse el paisaje de la plaza Independencia, principal paseo público de nuestra Ciudad Histórica.

Este sábado, la Municipalidad inició el “Plan de jerarquización y puesta en valor integral de la Plaza Independencia y de su entorno”. Además de embellecer y renovar el tradicional paseo, considerado el kilómetro cero del Jardín de la República, los trabajos permitirán ampliar y completar el corredor turístico e histórico denominado “Paseo de la Independencia”.

 Fondos no reintegrables del BID

El subsecretario de Planificación Urbana municipal, Luis Lobo Chaklián, resaltó que “se está iniciando el proyecto más importante de los últimos años para la ciudad”. Este sábado comenzó la instalación del cerco de obra y el cerramiento de la plaza. “La envergadura de la obra amerita que toda la plaza esté cerrada”, señaló. Y aclaró que mientras se realicen los trabajos “no se obstruirá la circulación vehicular ni peatonal alrededor del paseo”.

Lobo Chaklián recordó que “se trata de una obra financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de un crédito no reintegrable, por un valor total de $ 198 millones”.

El encargado del área de Planificación Urbana señaló que el plan de obras tiene un plazo de ejecución de 12 meses. “Muchos se preguntarán por qué comenzamos en esta época del año. La respuesta es que si nosotros no empezamos hoy, esta obra nos va a ocupar prácticamente dos navidades o fiestas de fin de año. Al tener 12 meses de plazo la obra, apostamos a que a fines de noviembre del 2020 ya esté terminada”, explicó.

Cuarta etapa del Paseo de la Independencia

  Los trabajos en la plaza Independencia incluirán la redefinición de la estructura circulatoria y de los ámbitos particulares con los que cuenta actualmente el paseo, con el fin de reordenar el trazado que fue desdibujándose durante las sucesivas intervenciones, tomando como pauta un exhaustivo estudio histórico acerca de la evolución del paseo a lo largo del tiempo.

En tanto, la jerarquización del entorno de la plaza Independencia consistirá en el ensanchamiento y revalorización de las veredas frentistas y la renovación de las veredas de calle 9 de Julio primera y segunda cuadra y las de calles Crisóstomo Álvarez y San Lorenzo al 400.

De esta manera, con el lanzamiento de las obras de puesta en valor de la plaza Independencia y su entorno, se da inicio a la cuarta etapa del proyecto del Paseo de la Independencia, que apunta a favorecer la circulación peatonal y facilitar a los vecinos y turistas el contacto con nuestro patrimonio histórico y cultural.

Cabe recordar que las dos primeras etapas del Paseo de la Independencia consistieron en las obras de peatonalización de la calle Congreso primera y segunda cuadra; mientras que la tercera contempló los trabajos ejecutados en calle 24 de Septiembre al 300.

Las obras en la plaza Independencia

En el principal paseo de la Capital se instalará un sistema integral de iluminación LED para reducir el consumo energético, incrementar la vida útil de las lámparas e innovar el paisaje teniendo en cuenta las posibilidades y la dinámica de aplicación que permite esta tecnología. Las caminerías serán alumbradas con farolas ornamentales y habrá artefactos instalados en distintos puntos estratégicos de la plaza para realzar el arbolado y algunos elementos particulares, como la “Estatua de la Libertad”.

El proyecto incluye tareas de parquización, la elevación de los planos de césped, la incorporación de macizos verdes y el completamiento de la tradicional triple hilera de naranjos de la caminería perimetral y la de lapachos rosados sobre calle 24 de Septiembre.

También se pondrá en valor la fuente, uno de los elementos ornamentales más antiguos del paseo. El plan de obras contempla, además, la instalación de un sistema de riego para optimizar el mantenimiento de los ámbitos verdes y del arbolado existente.

Sobre calle 25 de Mayo, donde está ubicado el mástil, se redefinirá el ámbito cívico mediante la construcción de una serie de plataformas, a modo de bandejas de hormigón impreso, para permitir un uso flexible de ese espacio en caso de actos conmemorativos y eventos.

Las caminerías de la plaza Independencia serán unificadas mediante la sustitución del solado actual de granito por losetas de pórfido (una variedad de roca ígnea) y guardas de granito.  También se modificará el piso de ámbitos particulares con solado de hormigón estampado.

Revalorización del entorno

Las veredas ubicadas frente a la plaza Independencia, que actualmente varían entre los 3,50 y los 4 metros de ancho, se ampliarán en 3 metros más, para lograr anchos de entre 6.50 y 7 metros, con el fin de priorizar el tránsito peatonal y alentar la afluencia de vecinos, visitantes y turistas al sector. También se unificará el piso de las veredas con un diseño acorde al resto del Paseo de la Independencia, se completarán los trabajos de arbolado y se incorporarán bancos, luminarias y nuevo mobiliario urbano, para lograr ámbitos más confortables para el peatón.

En tanto, en las veredas de calle 9 de Julio primera y segunda cuadra y las de las calles Crisóstomo Álvarez y San Lorenzo al 400, se sustituirá el solado por otro con un diseño y materiales de iguales características a los del resto del Paseo. También se instalará señalización para identificar a los principales edificios de valor patrimonial del casco histórico de la ciudad.