El Radicalismo homenajeó a Alfonsín en un aniversario más del regreso a la democracia

A través de la Ley Nª 26323, en 2007, el Congreso de la Nación instituyó el 10 de diciembre como Día de la Restauración de la Democracia con el objetivo de conmemorar el regreso a la democracia eleccionaria sucedida en 1983, cuando asumió la presidencia Raúl Alfonsín, y luego de que Argentina transitara la peor Dictadura cívico-militar de su historia durante siete años.

La fecha, además, coincide con el Día Internacional de los Derechos Humanos.

En el marco de los festejos por los 36 años de democracia, el concejal radical Agustín Romano Norri presentó un proyecto para que se sustituya el nombre de la Avenida Democracia por “Avenida Democracia Raúl Alfonsín”.

“Es una fecha importante para la historia Argentina. Como radicales, junto al edil José Argañaraz y al ex concejal Roque Mendía, queremos homenajear a nuestro referente político, Raúl Alfonsín, padre de la democracia”, comentó Romano Norri, quien contó que esta iniciativa comenzó con los integrantes del bloque de la UCR del cuerpo anterior.

“La elección del 10 de diciembre para el traspaso de mando fue una imposición de Alfonsín a la dictadura saliente. El presidente electo buscó darle aún más significación a la ceremonia que marcaría la recuperación de la democracia fijándola para el Día Internacional de los Derechos Humanos”, apuntó.

Mural “Nunca Más”

En avenida Perón 2800, se llevó a cabo la reinauguración del mural Nunca Más. Del evento participaron Romano Norri, Argañaraz, el legislador José María Canelada y los intendentes de Yerba Buena y de Concepción, Mariano Campero y Roberto Sánchez, respectivamente. Además, estuvieron presentes militantes de las agrupaciones Franja Morada y La Celestino Gelsi.

En el paredón, ubicado en la Ciudad Jardín, se representa el momento en el que el titular de la Conadep, Ernesto Sábato, le entregó a Alfonsín el informe que incluía las pruebas y un inventario respecto de los 340 centros clandestinos de detención, testimonios de sobrevivientes, registros policiales y de las morgues, datos de los procedimientos utilizados para sacar información a los detenidos -entre otras cosas- a lo largo de más de 7000 archivos en 50.000 páginas, junto con una lista parcial de las personas desaparecidas que luego sirvieron de base para el histórico Juicio a las Juntas de 1985.