El crimen de un turista británico en Puerto Madero

El individuo que había sido señalado como el autor material del asesinato del empresario británico Matthew Charles Gibbard e hirió a su hijastro, Stefan Joshua Zone, fue detenido esta mañana cuando viajaba en un ómnibus rumbo a Bolivia. El hombre se llama Lozano Azuaje, alias Cachete y había entrado al país por Salta, junto con otro presunto integrante de la banda dedicada a marcar en Ezeiza a turistas extranjeros recién arribados al país y seguirlos hasta los hoteles en los que se iban a alojar, para allí atacarlos y robarles. Eso hicieron el sábado a la mañana en la puerta del Faena Art Hotel, de Puerto Madero. Allí mataron a Gibbard. Otro venezolano también individualizado, sigue prófugo y es señalado como el “marcador” de la banda que operaba en el hall del aeropuerto internacional para ubicar a las potenciales víctimas.

Según el Jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Berard “La banda trabajaba con un “sacador”que estaba todos los días a la mañana en el hall de arribos del aeropuerto de Ezeiza. Seleccionaban de los vuelos provenientes de los Estados Unidos o Europa a las personas que ellos consideraban que tenían un gran poder adquisitivo y las seguían hasta los hoteles. Eran muy violentos. Si las víctimas se resistían usaban las armas y disparaban. Buscaban relojes, alhajas y alguna parte del equipaje con valores o electrónica”,

Los cómplices del “marcador” o “sacador” entraron en acción el sábado pasado a las 11 cuando los turistas ingleses llegaban al Faena Art Hotel, de Puerto Madero. Los delincuentes se movilizaban en dos autos, uno gris y otro rojo, y en una moto tripulada por una sola persona.

El grupo familiar de turistas, estaba compuesto por el asesinado empresario Matthew Charles Gibbard, por su esposa, por su hijastro, también baleado, y la novia de éste.  Apenas llegaron a la puerta del lujoso hotel cuando fueron interceptados por los delincuentes. Al resistirse los balearon.

Según se informó, no es la primera vez que esta banda actúa, El 12 de noviembre pasado fue atacado en la puerta del hotel Intercontinental, en Monserrat, el vicepresidente de una empresa de tecnología que esa misma mañana había llegado a Ezeiza. Otro turista inglés fue asaltado en la zona de Las Cañitas, aparentemente, por parte de la misma banda. Son dos de las causas que se «unificaron» con el expediente por el ataque a la familia británica en Puerto Madero, que desde el sábado tramitan la jueza Yamile Bernan y la fiscal Ana Yacobucci.

No entendemos por qué la policía, teniendo conocimiento de esta banda, y a sabiendas de que ya había cometido otros delitos similares, permitió que continuaran actuando. Ya se conocía el modus operandi, las características de los asaltantes y tenían identificados a los integrantes del grupo. Las tareas preventivas son más importantes que actuar con los hechos consumados. Tanto conocía la policía sobre esta banda, que fueron detectados casi de inmediato. Crímenes de estas características son baldones muy penosos para el país y atentan directamente contra una de las actividades económicas más importante, como es el turismo.