Confirmado: no suspenderán la movilidad para jubilados docentes, científicos y judiciales

El proyecto de ley de Solidaridad Social frenaba por 180 días los ajustes automáticos vinculados a los salarios

Tras la polémica que generó la eventual suspensión por 180 días de los sistemas de movilidad de los haberes jubilatorios de docentes, científicos y judiciales -en caso de aprobarse la ley de Emergencia que se debate en el Congreso-, el Gobierno nacional dio marcha atrás con la medida.

En el dictamen de mayoría que se firmó este miércoles se retiraron las menciones al decreto 137 del año 2005 y a la ley 22.929. Dicho artículo es el que describe cuáles son los sistemas de actualización automática de haberes que quedarían suspendidos, y las dos normativas mencionadas son las que se refieren al régimen previsional especial para docentes, científicas de investigación y desarrollo.

Sendos grupos tienen sistemas específicos que garantizan un determinado ingreso en relación a los ingresos activos y la aplicación de un sistema de movilidad.

Vale aclarar que el megaproyecto de ley propone la anulación 6 meses de la vigencia de la fórmula de movilidad que rige para el sistema previsional general gestionado por la Anses. Según agrega la iniciativa, quedarían sin aplicarse en el próximo semestre los incrementos que les corresponden a los retirados de sistemas especiales, entre los cuales están los de personal de servicio exterior, excombatientes de Malvinas y guardaparques.

De este modo a diferencia del caso de docentes y científicos, que no quedarían afectados, las normativas correspondientes a esos otros grupos están mencionadas en la parte del dictamen del proyecto referida a la suspensión de la movilidad.

Al quedar sin vigencia los mecanismos de actualización automática, y según especifica el proyecto, el Poder Ejecutivo quedaría con facultades para disponer incrementos trimestrales por decreto y de manera discrecional. Desde el Gobierno señalan que eso ocurrirá en marzo, en tanto que dicen confiar en que para junio ya habrá una nueva fórmula.

El proyecto focaliza en que se atenderá en forma prioritaria “a los sectores de más bajos ingresos”. El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, al hablar ayer en el Congreso, dijo que la intención es reducir la brecha entre bajos y altos haberes. Es decir que, en caso de que se otorguen aumentos para todos los jubilados, recibirán más los que cobran ingresos reducidos y percibirán menos los que tengan haberes medios y altos, aun cuando estén perdiendo poder adquisitivo, que es el escenario más probable dentro de esa dinámica.