Guillermo Francella: «Quedé fascinado por la originalidad de la banda»

El estreno de la película El Robo de Siglo hace honor al refrán: «Quién roba a un ladrón tiene cien años de perdón». No lo dice ninguno de los protagonistas de la película a viva a voz, pero lo sienten como una venganza justa. No quiere decir que los cinco integrantes-intérpretes de la banda son conscientes que no quedaron como ejemplo de Robin Hood, que justifica el robo para los pobres. Ellos se quedaron con el botín que ronda entre los 8 y 25 millones de dólares.

En la semana que pasó, el 13 de enero se cumplieron 14 años del «Robo de película» en el Banco Río de Acassuso, así como lo tilda Guillermo Francella en la piel de Luis Vitette Sellanes. «el negociador» de la banda que confió que desde hace años que quería concretar el sueño que comenzó años atrás y recién de la mano del director Ariel Winograd lo llevó a cabo junto a Diego Peretti, el cerebro de la banda (Fernando Araujo) y también co-guionista de la película que produjo Telefé. El propio Araujo colaboró con el argumento, que se basó en el libro El Robo del Siglo de Rodolfo Palacios.

«En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores», la banda colgó este cartel entre simpático y aleccionador que en la película se potencia y desata el aplauso instantáneo del espectador ante la huida del banco arriba de un gomón por los túneles subfluviales. No se disparó un sólo tiro y frente a la sociedad se erigieron como los nuevos héroes en un contexto social y económico del país con la salida del corralito del año 2001/02 y la masacre de Villa Ramallo en setiembre de 1999 en el que tres delincuentes robaron el medio millón de dólares y tomaron rehenes y en el intento de escape en el auto del gerente ante 200 policías que rodearon el banco Nación se desató la tragedia.

«Yo quedé fascinado por el modus operandi de la banda. Fue de un gran ingenio donde habló todo el mundo. Se lo llamó como uno de los robos más originales del mundo entero. Lo comparan con primer Robo del Siglo bautizado en 1963 con el asalto al tren postal de Glasgow-Londres, donde se alzaron con dos millones y medio de libras esterlinas. El Robo del Banco Río de Acassuso queda rankeado como el segundo Robo del Siglo», dijo Francella.

El tercer intento fue el que dio con la clave del sueño de Francella: «Esta historia la tengo en mis manos hace muchos años. Muchas producciones me llamaron para interpretar a Vitette y después por diferentes circunstancias se desvanecían. Y eso me daba una frustración muy grande. Cuando entra Winograd yo estaba con mucha inseguridad. Pero en las charlas que mantuvimos, él me dio la tranquilidad que al película iba a ser el evento que yo soñé y confié. Estoy feliz, siento que la película es una bomba. El robo del Banco de Acussuso es imitado en todo el mundo por lo ingenioso y por lo efectivo. Nadie se imaginó jamás el mejor desenlace».

Francella con los ojos ilumindos de cumplir un sueño no sale de su asombro de lo que significó el robo y en el sentimiento que quedó latiendo en el imaginario de quienes en 2006 vieron por televisión en vivo y en directo la toma de rehenes y su fuga: «¡No se puede creer cómo salieron airosos de robar un banco. Lo tenían todo estudiado. Tomaron como referencia la masacre de Ramallo, sabían que la policía no iba a disparar un sólo tiro. Desde ese episodio se cambió el protocolo policial durante la toma de rehenes. Sabían todo y para ganar tiempo dentro del banco mientras dos tipos estaban abriendo las cajas de seguridad, otros dos a cargo de los rehenes entretenían a la policía pidiendo