La ciudad de Monteros será una de las capitales alternas de la Argentina

La plaza principal de Monteros

El presidente Alberto Fernández envió al Senado el proyecto de ley de capitales alternas, anunciado durante la campaña electoral, que consiste la selección de 24 localidades para trasladar a los ministros y secretarios a reuniones de gabinete.
 
La ciudad de Monteros fue la elegida en Tucumán.

Los funcionarios deberán «deberán llevar un registro de los temas abordados y cada uno en su competencia elevará un informe mensual de seguimiento a la Jefatura de Gabinete, el que será puesto en conocimiento del Ministerio del Interior», señala el artículo 5 del proyecto, incluido en la última convocatoria a extraordinarias.

El Senado no tiene previsto reunirse antes del 21 de febrero, cuando tendrá su sesión preparatoria para ratificar autoridades. Si se aprobara y Diputados quisiera convertirla en ley debería abrir el recinto los días previos al domingo 1 de marzo, fecha de apertura de sesiones ordinarias.

Eduardo «Wado» De Pedro tendrá a cargo la logística y seguimiento de cada reunión del gabinete federal y el vínculo con las autoridades provinciales que sean anfitrionas. Pero el proyecto no indica qué se tomó en cuenta para elegir las capitales alternas.

Sólo en San Luis y en Formosa se optó por la capital provincial, que tienen el mismo nombre que la Provincia; mientras que en Buenos Aires se asignaron dos ciudades: Mar del Plata (General Pueyrredón) y La Matanza.

En Córdoba Alberto pidió ir a Río Cuarto, en Santa Fe a Rosario, en Mendoza a Guaymallén y en Río Negro a San Carlos de Bariloche. El proyecto establece que Caleta Olivia sea la capital alterna de Santa Cruz, Cutral Co de Neuquén, La Banda de Santiago del Estero, General Pico de La Pampa, Chilecito en La Rioja y Comodoro Rivadavia de Chubut.

En Tierra del Fuego se eligió a Río Grande, la ciudad industrial golpeada por la debacle de la industria electrónica; Monteros en Tucumán, Tinogasta en Catamarca, Roque Saenz Peña en Chaco, Goya en Corrientes, Oberá en Misiones, Orán en Salta, Caucete en San Juan, San Pedro en Jujuy y Concordia en Entre Ríos, elegida también para lanzar la tarjeta alimentaria por ser una de las de mayor desocupación.