Sinvergüenza

¿Que es un sinvergüenza? La Real Academia Española de la Lengua, le otorga 3 acepciones: la primera, Pícaro, Bribón; la segunda, dicho de una persona que comete actos ilegales en provecho propio, o que incurre en inmoralidades.  Y la tercera, desfachatez o falta de vergüenza.  La misma palabra lo está indicando, el que no tiene vergüenza. En nuestra Argentina les decimos “cara rotas”

Las tres acepciones le cuadran bien a Amado Boudou. Un personaje que merced al sistema político del Kirchnerismo, la dedocracia, llegó al alto cargo de Vicepresidente de la Nación, como compañero de fórmula de Cristina, que lo eligió, ¿vaya a saber por qué?.

Implicado en diversas causas judiciales y procesado en múltiples ocasiones, Boudou fue condenado el 7 de agosto de 2018 a 5 años y 10 meses de prisión por el delito de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública, por el Caso Ciccone. El ex Vicepresidente estuvo detenido en la cárcel de Ezeiza y se encuentra inhabilitado de por vida para el ejercicio de cargos públicos, pero por efecto de la pandemia, recibió el beneficio de la prisión domiciliaria.  

El procurador de la Nación, el también procesado, Carlos Zannini, lo autorizó a cobrar una pensión vitalicia de casi 300.000 pesos. Además, Boudou reclama los montos no cobrados que sumarían unos $17.100.000.  Esto generó un lógico rechazo de la sociedad, dado que los jubilados tienen sus ingresos prácticamente congelados y reciben magros emolumentos.

En estos días circula por las redes copia de la carta que escribió Elpidio González, ex Vicepresidente de Marcelo Torcuato de Alvear, al Presidente Roberto M. Ortiz, comunicándole su “decisión irrevocable de no acogerme a los beneficios de dicha ley” La Ley sancionada por el Congreso otorgaba a los presidentes y Vicepresidentes, una pensión vitalicia.

Dice en esa carta histórica “Entregado desde los albores de mi vida a las inquietudes de la Unión Cívica Radical, persiguiendo anhelos de bien público, jamás me puse a meditar, en la larga trayectoria recorrida, acerca de las contingencias adversas o beneficiosas que los acontecimientos podían depararme. No esperaba pues, esta recompensa, ni la deseo, y, al renunciarla, me complace comprobar que estoy de acuerdo con mis sentimientos más arraigados. Confío en que, Dios mediante, he de poder sobrellevar la vida con mi trabajo, sin acogerme a la ayuda de la República por cuya grandeza he luchado y que, si alguna vez, he recogido amarguras y sinsabores, me siento recompensado con creces por la fortuna de haberlo dado todo por la felicidad de mi Patria”

Huelgan los comentarios. El escenario 2020: por un lado, Boudou, que reclama un enorme monto por ingresos no cobrados y por el otro Cristina, que independientemente de su enorme fortuna, reclama tres pensiones de privilegio, por las de ella, como Presidente, y las de su marido, el ex Presidente Kirchner.  Indudablemente los conceptos morales y éticos de los argentinos han cambiado, junto con los tiempos    Zona de los archivos adjuntos