29 de junio: Día Mundial de la Esclerodermia

Hoy se celebra esta fecha para concientizar a la población en general y también al personal de la salud sobre esta patología que muchas veces pasa desapercibida y afecta a personas de entre 30 y 40 años, mayormente mujeres. Cuáles son sus síntomas y cómo tratarla.

Hoy se celebra esta fecha para concientizar a la población en general y también al personal de la salud sobre esta patología que muchas veces pasa desapercibida y afecta a personas de entre 30 y 40 años, mayormente mujeres. Cuáles son sus síntomas y cómo tratarla.

“La esclerodermia es una enfermedad autoinmune, sistémica y progresiva; que afecta sobre todo a mujeres jóvenes en edad fértil. El síntoma principal es el fenómeno de Raynaud, un espasmo vascular que torna los dedos de las manos o pies en un tono azul. Puede tener mucho compromiso también de la piel, que es lo que más se ve”, cuenta la jefa del servicio de Reumatología del hospital Ángel C. Padilla, Verónica Bellomio.

Y añade: “El error más común está en pensar que solo es una enfermedad de la piel, cuando en realidad es una patología sistémica que puede afectar los órganos internos”.

Puede presentarse en cualquier etapa de la vida en niños, en jóvenes, en ancianos; pero lo más común es en la edad media, entre los 30 y 40 años. Hay formas de esclerodermias más limitadas y otras sistémicas. Esta última es la que más llama la atención y más aflige.

“El síntoma principal, generalmente la puerta de entrada de esta enfermedad, es el fenómeno de Raynaud; al paciente se le ponen los dedos azules o pálidos, blancos como papel. Puede ocurrir en los dedos de las manos, de los pies, en la nariz, en el pabellón auricular y cuando llega a los extremos se puede ulcerar por una falta de irrigación”, detalla la referente.

Pero sostiene que cuando uno detecta a un paciente que sólo presenta este fenómeno, está actuando muy a tiempo; por ello generalmente se pide a la comunidad que consulte cuando tiene ese síntoma.

La esclerodermia no se cura, aunque sí tiene un manejo y tratamiento, y la expectativa de sobrevida mejoró mucho en estos años: “No tiene cura porque como la mayoría de las enfermedades autoinmunes, no tiene un sólo factor causal. El mecanismo de inicio de estas enfermedades, son multifactoriales, intervienen factores genéticos, ambientales, causas autoinmunes. Lo que tratamos entonces con la medicación es el mecanismo que desarrolla la patología”, comenta Bellomio.

Es una patología de baja prevalencia e incidencia, los casos nuevos son muy pocos al año, pero sí es una enfermedad muy florida. Un paciente con esclerodermia implica para su tratamiento un equipo multidisciplinario: con reumatólogo, neumonólogo, dermatólogo, nefrólogo, son pacientes muy complejos.

“Actualmente todos los hospitales de tercer nivel en Tucumán cuentan con servicio de Reumatología y asisten a pacientes con esclerodermia. En contexto de pandemia, estamos haciendo consultas por telemedicina para aquellos pacientes habituales que no presentan ninguna emergencia. La consulta es programada y se puede tomar el turno a través de Salud Escucha. También contamos en el efector con una sala de internación de Reumatología donde asistimos a las personas que están complicadas o necesitan una atención especial”, finaliza.