En Guernica buscan presionar a los ocupantes para que abandonen el predio tomado

La Justicia le dio tiempo hasta el viernes al gobierno bonaerense para hacer el operativo.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, desplegó un operativo con 4000 policías -entre ellos integrantes de fuerzas especiales- en las cercanías de Guernica. Si bien se informó públicamente que el objetivo es avanzar con el desalojo dispuesto por la Justicia, el procedimiento no se realizaría hoy.

“Voy a pedir autorización al juzgado para desalojar el lunes si el tiempo acompaña. La orden del juez (Martín Miguel) Rizzo es muy clara, no se puede realizar el operativo con mal tiempo, y hoy están previstas lluvias», aclaró el propio funcionario bonaerense.

Berni mantuvo esta mañana reuniones con el gobernador Axel Kicillof y espera la orden política para iniciar el operativo en el predio usurpado donde aún permanecen cientos de familias en carpas y construcciones precarias.

En un principio, fuentes oficiales indicaron que los tiempos del diálogo se acabaron y si esta tarde no había una respuesta positiva, la Policía ingresaría al terreno. Sin embargo, la estrategia sería otra: los funcionarios pretenden presionar con la presencia de la policía a las personas que participan de la toma para que se vayan pacíficamente.

Los movimiento de fuerza desplegados en las últimas horas por Berni, sembraron incertidumbre en las familias del asentamiento, muchas de las cuales ya arreglaron con el gobierno bonaerense irse de manera pacifica.

Es parte de la estrategia del ministro de Seguridad que ordena a sus helicópteros a sobrevolar el predio “para reconocimiento”, varias veces al día.

La Gobernación tiene tiempo hasta el 30 de octubre para realizar el desalojo, pero podría pedir una nueva prórroga porque considera que no están dadas las condiciones meteorológicas como para realizar el procedimiento.