El histórico triunfo de los Pumas ante los All Blacks

Permítaseme hoy dejar de lado nuestras reflexiones sobre temas económicos, políticos, históricos, sociales y culturales, etc, para ir al deporte.

No puedo dejar de comentar y analizar el brillante triunfo de nuestra Selección Nacional de Rugby, Los Pumas, ante su tradicional rival, el seleccionado de Nueva Zelandia, los célebres All Blacks. Ambas selecciones se enfrentaron 29 veces, en 28 ocasiones vencieron los neozelandeses y nuestros muchachos lograron un empate, en solo uno de ellos en 1985.

El del sábado, fue un triunfo logrado por la preparación, la perseverancia, el espíritu deportivo, por decisión y coraje.  Los neozelandeses venían de perder ante Australia, por lo que su entrenador resolvió poner a su mejor equipo frente a los argentinos.  

El torneo “tres naciones” que se está realizando en Sídney, es un campeonato del sur del planeta. Se viene efectuando ininterrumpidamente desde 1996. En 2012, con motivo de la incorporación de Argentina, cambió su nombre al de “Rugby Championship” o torneo de las cuatro naciones, además de nuestro país, compiten, Australia, Nueva Zelandia y Sudáfrica. El poderoso equipo africano, con motivo de la pandemia, desertó de participar este año, por lo que en este particular 2020, volvió a llamarse “Tres Naciones”. Siempre los neozelandeses demostraron una amplia superioridad, ganándolo 15 veces.

El resultado en la madrugada del sábado fue de 25 tantos a favor de Los Pumas contra 15 obtenidos por los All Blacks, un triunfo inobjetable. Resulta necesario destacar, en este resultado, que todos los tantos argentinos fueron obtenidos por nuestro comprovinciano, el apertura originado en Lawn Tenis, Nicolás Sánchez. Pero sin duda, fue un trabajo de equipo.

Estos 15 jugadores, demostrando garra, actitud, esfuerzo, sacrificio y lógicamente mérito, son un ejemplo cabal de lo que todavía representa nuestra clase media, esa clase media tan aborrecida, despreciada y castigada por el kirchnerismo duro.  Ellos nos dan una gran alegría, cuando todo a nuestro alrededor se muestra mal.

Antes del encuentro la Unión Argentina de Rugby difundió un video, que luego se hizo viral en las redes “En este tiempo de adversidad, el equipo también se construyó gracias al esfuerzo de cada uno”, fue la frase de cabecera para presentar el trabajo que hizo cada integrante del plantel de Los Pumas.

La pandemia complicó al equipo de cara al torneo, en los tiempos de cuarentena rígida, cada uno se ingenió como pudo para entrenarse en sus casas o departamentos. El video de la UAR mostró cómo el staff técnico se comunicó con los jugadores por Zoom, durante unos seis meses y lo que fue el regreso con los protocolos de distanciamiento social que habilitó el gobierno argentino para que la selección volviera a entrenarse en el campo. Una vez que llegaron a Australia, tuvieron que mantenerse aislados en sus habitaciones por dos semanas. Todo lo hicieron allí: comer, ejercitarse y dormir hasta que pudieron salir de sus residencias.

Los Pumas rescatan los valores de la clase media argentina, aquella clase media que se destaca en el mundo entero, que aportó científicos, profesionales, artistas, maestros, hasta una reina y un Papa, todos ellos destacados por sus propios méritos.  

Y nuestro conocido Nicolás Sánchez, que no tiene el virtuosismo de la pobreza que destaca el Papa Francisco, ni el poder, ni la riqueza de las clases pudientes; es como los demás un argentino de clase media, un joven ejemplar, que se abrió paso merced a sus méritos, y que desea vivir en paz y armonía. Eso sí, bien gobernados.

Gracias Pumas, muchas gracias, los argentinos necesitamos buenas noticias y alegrías que nos den ánimo para seguir adelante.

Comentá la Nota

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre