Otra vez con las Fake News

Las Fake News o noticias falsas que se viralizan velozmente por las redes sociales y que son difíciles de controlar y/o rebatir, generan mucha preocupación.  La pandemia, con sus misterios y secretos, ha generado una catarata de fake news, que producen confusión y que generan inquietud en los medios periodísticos del mundo entero.  Lógicamente están alarmados por este tipo de noticias mediáticas y por el uso indebido de contenidos de terceros o la manipulación de bases de datos a través de las redes sociales.

En abril del año pasado, los principales medios del país, juntamente con ADEPA, Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas y ADIRA Asociación de Diarios del Interior de la República Argentina, se reunieron para analizar el problema. No solo se debatieron cuestiones como las noticias falsas, también se debatieron cuestiones como el rol de los productores de contenidos en la distribución de los ingresos derivados de la publicidad digital, la cuestión del uso de la propiedad intelectual de los sitios periodísticos y su retribución por parte de plataformas dominantes como Google y otros mega intermediarios globales.  Temas que han surgido por el avance de las modernas tecnologías en la comunicación.

La revista estadounidense Wired, reveló en relación al escándalo de Facebook en el 2018, que la red social cometió errores al manipular la forma de mostrar las noticias que los usuarios recibían en sus muros, ignorando el crecimiento de las «fake news» y cometiendo un error muy importante: igualar las noticias de medios profesionales con posteos de portales o personas que no tienen un mínimo chequeo de información. Esto se agrava al conocerse que las Fake News, se extienden mucho más rápido que las noticias verdaderas. Aclarando que las Fake News no son exclusivas de Facebook, también se viralizan por otras plataformas, principalmente Twitter, donde una noticia falsa tiene 70% más de probabilidades de ser compartida que una verdadera. Lo mismo sucede en otra popular plataforma como es Whatsapp.
El periodista Miguel Wiñazki, autor de «La Posmoralidad»( un libro donde recorre los temas más difíciles que enfrenta la sociedad argentina. ) en diálogo con TN.com.ar. explicó: «Si uno quisiera hacer la receta perfecta de la fake news tendría que tener tres elementos: una información verosímil (que no es lo mismo que verdadera), una teoría conspirativa (por ejemplo, que al submarino (ARA San Juan) lo atacó China) y debe contar con una reproducción masiva en las redes»

En ocasión de sucesos como la desaparición de Santiago Maldonado o del ARA San Juan, las redes sociales se colmataron de Fake News. Desde torpedos rusos hasta conspiraciones ovnis se reprodujeron en las redes sociales, con cientos de visualizaciones. Incluso, esa bola de información falsa llevó a que la Armada tuviera que salir a desmentir muchas de ellas. «Están jugando con los sentimientos de los familiares», dijo el vocero Enrique Balbi. Algo similar ocurre con el actual coronavirus, que permitió que se difundieran una gran cantidad de mentiras, como que un premio nobel dijo tal cosa, lo que obligó al aludido a desmentirlo. Ahora son las vacunas el eje del asunto. Y es notable como gente culta, bien formada da créditos a burdas falsedades.

Ciertamente que en un País acostumbrado a las mentiras y apegado a las ideas conspirativas,  como el nuestro, estas noticias falsas se viralizan rápidamente, pero también en todo el Planeta se sufre el mismo problema con mayor o menor intensidad.

Siempre habrá personas muy influenciables que adhieren con ingenuidad  a las más absurdas teorías conspirativas.

Comentá la Nota

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre