Cronología del año 2020, el año de la pandemia (1)

Ingresamos en la última semana del año. El “año de la pandemia”, creemos que así lo titulará la historia.  Iniciamoa 2020 normalmente, pero a poco de andar, se comenzó a hablar de un virus detectado en la ciudad china de Wuhan, que había puesto en cuarentena un área donde viven 40 millones de personas. La crisis remitía a otro brote de coronavirus, el SARS (o síndrome respiratorio agudo severo), que se había producido en 2002 y que dejó cientos de muertos antes de que se contuviera a mediados de 2003.  Y en esas primeras informaciones que recibiamos se decía que el nuevo virus era menos grave. El Dr. Zhong Nanshan, un reconocido científico de la Comisión Nacional de Salud de China manifestaba, «Es difícil comparar esta enfermedad con el SARS. Es más leve. La forma en que afecta el pulmón no es como la del SARS».

Pero el virus se propagó rápidamente a todo el planeta. Wuhan, es la capital de la provincia de Hubei, la séptima ciudad más grande y una las 10 mayores economías del gigante asiático. Su tamaño e importancia económica pueden explicar por qué el virus viajó tan rápidamente desde el sureste de Asia al resto del continente, Europa y los Estados Unidos.

El 21 de enero: Estados Unidos anunció un primer enfermo, en Seattle;  el 24 de ese mismo mes, Francia informó de tres primeros casos de coronavirus; el 28 de enero Alemania declara su primer caso de Covid-19 y el 31 de enero: España, Rusia, Reino Unido y Suecia informaron de sus primeros casos. El 11 de marzo: La OMS consideró al Covid-19 como una pandemia.

El 14 de marzo, el gobierno de España, alarmado por la cantidad de casos y muertos, decretó el Estado de Alarma, pero sin suspender las actividades económicas no esenciales, cosa que hizo recién dos semanas después.

No obstante las declaraciones en enero de nuestro Ministro de Salud, Ginés Gonzales García, de que por el momento no hay «ninguna posibilidad» de que surja la enfermedad en el país, el domingo 15 de marzo, el Presidente Alberto Fernández mencionó que analizaba “parar la Argentina por diez días” y recomendó “si se pueden quedar en sus casas, quédense. Si en el trabajo toleran su ausencia, quédense. Todo lo que podamos hacer para evitar circular es mejor porque el virus circula porque circulamos”. Hacia la noche, en conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos, el presidente, junto al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció la suspensión de las clases en todo el país, el cierre de fronteras para toda persona extranjera no residente, la licencia laboral, horarios de atención específicos para todos los mayores de 60 años, y la cancelación de actividades no esenciales y de aglomeraciones, hasta el 31 de marzo; justificó las medidas porque “todo indica que tenemos que lograr minimizar la circulación del virus, que tarde lo más posible en convertirse en autóctono” y remarcó “no estamos dando 14 días de vacaciones”.

El 20 de marzo se declaró una estricta cuarentena. Que se fue prolongando reiteradamente en el tiempo, hasta constituirse en la más larga del planeta.  El 26 de marzo, el número de infectados por coronavirus en el mundo superó el medio millón de personas.

En nuestro país, el gobierno advertía que el Código Penal, contemplaba dos delitos vinculados al no cumplimiento de las medidas sanitarias:

  • propagar intencionalmente una enfermedad peligrosa y contagiosa (art. 202, prisión de tres a quince años)
  • incumplir medidas para impedir la introducción o propagación de una epidemia (art. 205, prisión de seis meses a dos años)

Varias personas que no cumplieron las disposiciones sanitarias fueron encausadas y en algunos casos detenidas brevemente o conducidas a lugares de cuarentena. En caso de transitar sin autorización en un vehículo, la práctica fue secuestrar el vehículo hasta el pago de la multa.
Y de esta manera vivimos gran parte del año.